Leather items.jpg

Si bien el cuero de origen animal no es considerado un material textil dado a que no tiene la capacidad de transformarse en una fibra o un material que se pueda hilar, sí es usado para realizar productos dentro la industria de la moda (prendas, bolsos, zapatos, etc.).

La producción de este tipo de materialidades implica no sólo la matanza de animales sino que también la creación de curtiembres para su tratamiento.

Las cadenas de suministro de artículos de cuero son complejas y están globalizadas y fragmentadas. El proceso de curtido está asociado a riesgos tanto para los derechos humanos como para el medio ambiente. Genera una gran cantidad de aguas residuales que contienen sustancias químicas peligrosas que, si no se tratan adecuadamente, pueden contaminar el suelo, las aguas subterráneas y los cursos de agua de los que dependen las comunidades locales para beber y para la agricultura. 

Hasta hace poco, el distrito de Hazaribagh albergaba la mayoría de las curtiembres de Bangladesh. No sólo se producían graves abusos laborales, incluido el trabajo infantil, sino que durante décadas se vertieron residuos químicos sin tratar en el río local Buriganga. El río se ha ennegrecido y ahora está clasificado como biológicamente muerto. El gobierno ha trasladado la mayor parte de las curtiembres al distrito de Savar, pero los problemas de salud y seguridad y las condiciones laborales no han mejorado y las infraestructuras prometidas aún no se han puesto en marcha: los efluentes de las curtiembres cubren de charcos el suelo, las zanjas de drenaje desembocan en el río Dhaleshwari y los residuos sólidos, como las colas de los animales, yacen desechados en las calles.

Page data
Authors Naiglenadel
Published 2021
License CC-BY-SA-4.0
Impact Number of views to this page and its redirects. Updated once a month. Views by admins and bots are not counted. Multiple views during the same session are counted as one. 39
Cookies help us deliver our services. By using our services, you agree to our use of cookies.